Four Seasons George V: La vie en rose

Four Seasons George V: La vie en rose

Nuestro lugar en el mundo es aquel donde podamos ser nosotros mismos. Aquel que tiene nuestro olor y color. Aquel donde el alma baila al viento. Y donde nos atrevemos a beber la vida de un trago. Sin pensar en el mañana.
Paris es una ciudad fantástica. Me atrevería a decir que es mi lugar en el mundo.
Destino soñado por los románticos natos y todos los que se dejan conmover ante la belleza.
El arte en su esplendor, en cada rincón, en cada detalle.
Esta obsesión indulgente es la que encontré en Four Seasons George V.
Atravesar su entrada es sumergirse en una primavera eterna.
Cientos de flores en formas y adornos originales invitan a disfrutar la estadía con todos los sentidos. El alma despierta.
Lujosas suites, un magnífico spa para renovar energías luego de una jornada de compras, o recorridas a pie por callecitas de ensueño o tal vez en uno de sus encantadores museos.
Disfrutar de una exquisita velada en el restaurante Le Cinq, es descubrir y redescubrir infinitas variedades de sabores, que invitan a celebrar un mundo de plenitud.
La magia en la denominada ciudad luz no cesa. Sólo hay que dejarse sorprender.
Es una ciudad soñada. Y Four Seasons George V es el recuadro ideal para enmarcar una historia de amor. El mejor viaje de tu vida. O el mejor día del resto de nuestras vidas.
Porque, en definitiva, de eso se trata. Vivir el momento. Y mañana? Que sea lo que sea.
image

Share This Post