El verano que viene, a pleno en Paris Fashion week

El verano que viene, a pleno en Paris Fashion week

En el marco de la semana de la moda, los más importantes diseñadores del mundo sacaron a luz las nuevas tendencias. Transparencias, maxi vestidos, tejidos brillantes o el binomio Black&White, el must have por excelencia.Esta es la primera parte de todo lo que ví aquí en paris.

París es una de las capitales de la moda a nivel mundial más importantes, y esta semana se celebra uno de los acontecimientos más significativos: La Semana de la Moda. Por tal motivo, jornada tras jornada, los mejores modistos del mundo muestran las tendencias de la próxima temporada Primavera/verano 2014.
Durante los primeros desfiles se pudo apreciar una mezcla entre lo clásico y lo futurista, y el pasado jueves, muchos de los grandes modistos del momento nos volvieron a sorprender con sus creaciones.
Entre ellos podemos destacar Balenciaga, que ofreció una muestra de estilo y feminidad indiscutible, durante un desfile en el que predominó el color blanco, además de los colores lisos, la pedrería, los estampados vintage, crop tops o estilo péplum, pisando fuerte las románticas transparencias, que aparecieron entre espejos para que no nos perdiéramos ni un solo detalle.
Balmain fue sin lugar a dudas otro de los reyes de la jornada, con una colección simplemente perfecta, de estilo más bien retro de los 80, con varios tonos protagonistas como el blanco, el negro o el azul celeste, destacando el estampado de pata de gallo tamaño XL, o los cuadros, mientras cada creación marcaba las curvas femeninas con una sensualidad indiscutible como la de Rosie Huntington Whiteley, la top que se atrevió con su propia línea de lencería, y que ha regresado a las pasarelas.
Por otra parte Nina Ricci también presentó una colección de lo más femenina y sugerente, pero nunca sin perder el buen gusto y la elegancia, en prendas blancas en su mayoría, aunque también pudimos atisbar varias tonalidades de azul hasta llegar al eléctrico, entre transparencias, encajes y tules muy sensuales.
Lanvin por su parte volvió a sorprender con una colección moderna de estilo glam, con tejidos brillantes que llegaban desde los conjuntos de estilo garçon hasta los vestidos de cóctel más entallados, pasando por jumpsuits
Un jardín lleno de flores en cascada sirvió de marco a una colección de Dior llena de vida, optimista y enérgica. La colección brind conjuntos de chaquetas y faldas plisadas, algunas de largos asimétricos. Simons utiliza el negro como base y le da ráfagas de colores vivos que inyectan vitamina a la colección. Los trajes de chaqueta con escudos contrastan con las faldas ‘tulipa’ a la rodilla y al tobillo. El diseñador ha creado su propio universo Dior que culmina con los vestidos de estampado jacquard con flores metalizadas, una versión más modernizada haciendo un guiño a su colección anterior.
Naranja, amarillo, rosa, negro, blanco. Un recorrido a todo color en una colección compuesta por vestidos y conjuntos ‘lady’, pero con un giro ‘sport’, los estampados y detalles florales conviven con los motivos geométicos que inundan la primavera/verano de John Galliano.
Cambio radical de estética en esta nueva colección de Riccardo Tisci para Givenchy. No hay flores, ni personajes, pero sí un cuidado trabajo de costura que toma como referentes dos culturas, la japonesa y la africana. Sus prendas se presentan con una línea muy sobria, inspirada en túnicas y quimonos, diseños que se realzan con estampados étnicos y pedrería de colores bordada
Carol Lim y Humberto Leon nos proponen para Kenzo una colección en la que las bandas contrastadas y los estampados de ‘garabatos’ de rayas son nexo de unión entre todos los ‘looks.
Eso sí, junto con las tendencias propuestas, también se buscaba transmitir un mensaje en contra de la pesca masiva de especies en extinción.
Los acabados irregulares de blusitas que llegan por el ombligo en Kenzo.
De ahí, una serie de estampados de peces, así como de grafismos en los que se leían mensajes como ‘No fish, No nothing’ (‘Sin peces, no hay nada’)
Dries Van Noten que tiñe el verano 2014 del glamour del blanco y negro así como combinaciones de dorado. Colección neo romántica que mezcla tendencias, materiales, colores y formas dando lugar a prendas ligeras y cómodas.
Más romántica y con toque vintage es la colección de Rochas que recorre a faldas de tul, bordados, tejidos lujosos y con mucho brillo. El volumen es protagonista y la paleta cromática se mueve entre los dorados y platas y las tonalidades más pastel.
La segunda colección de Alexander Wang para Balenciaga es más femenina y refinada. Prendas estructuradas, volúmenes cocoon y los colores pastel como protagonistas.
Colección muy variopinta la que ha presentado Carven. Desde el cuadro vichy al print militar de camuflado en versión flúo. La colección también apuesta por este nuevo volumen, el cocoon, y por las prendas estructuradas. Faldas en forma de A y cinturas macadas con maxi cinturones.
Balmain sorprende con una colección que se aleja de los brillos de los 80 y que rinde homenaje al lujo de Beverly Hills de los 90. El acolchado de Chanel, la pata de gallo, los trajes chaqueta, en una colección muy femenina.
La colección de Alber Elbaz para Lanvin ha brillado con luz propia con unas propuestas marcadas por los colores metálicos de lujo. Ricos brocados, glitter y lamé. sin dudas, es una colección de contrastes.
Todos los desfiles fueron muy aplaudidos, especialmente desde una primeras fila con diversidad de estilos, donde se pudo ver a las locales Catherine Deneuve, Inés de la Fressange y la Princesa Charlene de Mónaco ( fiel a la firma Akris), junto a la mediática Kim Kardashian, Olivia Palermo, Anna Dello Russo, Natalia Vodianova, Olga Kurylenko, y la primera dama Valerie Trierweiler.

Share This Post